• delito enemigo del medio ambiente
  • A nivel nacional, se afectaron 276.909957 hectáreas o 2 millones 769 mil 99 metros cuadrados
  • Los cinco estados con mayor superficie afectada en dicho período fueron Guanajuato, Tabasco, Puebla, Estado de México y Veracruz.

CDMX.- Entre 2012 y 2019, Puebla registró la tercera mayor superficie identificada con derrames de hidrocarburos provocados por tomas clandestinas, con 30.899699 hectáreas y se ubicó como el segundo con más sitios identificados con estos
derrames (968).
En metros cuadrados la superficie con derrames entre 2012 y 2019 fue de 308 mil 996, así lo dio a conocer el Instituto para la Gestión y Vinculación Municipal (Igavim), en su estudio El robo de hidrocarburos en ductos. Un delito enemigo del medio ambiente.
Según el reporte, los cinco estados con mayor superficie afectada en dicho período fueron Guanajuato, Tabasco, Puebla, Estado de México y Veracruz. A nivel nacional, se afectaron 276.909957 hectáreas o 2 millones 769 mil 99 metros cuadrados.
Mientras que por el número de sitios identificados con derrame en los primeros puestos estuvieron Guanajuato (3 mil 995), Puebla (968), Veracruz (456), Hidalgo (447) y Estado de México (348).
De acuerdo con el reporte, los estados que no tuvieron registros de zonas dañadas o sitios con derrames entre 2012 y 2019 fueron Baja California Sur, Guerrero, Nayarit, Quintana Roo y Yucatán.

No hay seguimiento de los derrames
El Igavim criticó que no existe una claridad entre los registros de tomas clandestinas y la superficie afectada por derrame de hidrocarburo de ductos, considerando que la mayor parte de tomas clandestinas generan derrames que impactan al medio ambiente, pues hay incongruencias de algunos estados en los que se reportan estas tomas, pero no el territorio afectado por las mismas.
Agregó que no hay claridad en el seguimiento que se le ha dado a estos derrames y que hay opacidad para dar a conocer los gastos y montos ocupados para atender este problema, por lo que es difícil saber qué tanto se ha visto beneficiada la población que fue afectada en sus
terrenos.