Bogotá.- Daniella Álvarez, modelo y presentadora que fue Miss Colombia de 2011 a 2012, fue sometida este sábado a una cirugía para amputarle su pie izquierdo por una isquemia, luego de que el mes pasado tuviera que ser operada de emergencia por una masa anómala que hallaron en su abdomen.

“Tendré mi última operación donde tendrán que quitarme mi pie izquierdo, tendrán que tomar también un poco de mi pierna para poder tener una vida más próspera, porque podría tener yo un pie pero no sería un pie funcional”, había revelado Álvarez en un video publicado en Instagram desde la Fundación Cardioinfantil de Bogotá, donde finalmente fue intervenida.

Un proceso que empezó en mayo 
La modelo, que además es propietaria de Daniela Alvarez Boutique, contó que todo comenzó en mayo cuando le iban a hacer una “operación que supuestamente iba a ser sencilla”: el retiro de “una masita muy pequeña, como una moneda (…) que tenía en mi abdomen”. 

“Pero resulta que cuando los médicos entraron a sacarme esta masita, se dieron cuenta que estaba absolutamente pegada a la aorta y en las personas jóvenes las arterias no funcionan igual que en los adultos. En estos momentos cuando me fueron a retirar mi masita, mi aorta (…) se cerró”, relató.

Más adelante explicó que ese mismo día se sometió a una segunda operación para que los doctores le hicieran una reconstrucción de la aorta con un injerto, pero el resultado no fue el esperado.  

“Me hicieron una reconstrucción de la aorta con un injerto que no funcionó bien con mi cuerpo y tuve que entrar a una tercera operación, donde con otro tipo de injerto la aorta quedó muy bien pero me causó una isquemia -estrés celular por la disminución transitoria del flujo sanguíneo- desde la parte de mi ombligo hacia abajo, hasta mis pies”. 

Tras esa operación sus piernas reaccionaron bien pero no así sus pies que se vieron afectados, especialmente el izquierdo. 

Prótesis para volver a bailar
Tras esa cuarta operación, tomó la decisión, junto a los médicos y su familia, de tener una prótesis en lugar de un pie que no funcione.

“Yo tomé la decisión entre tener un pie no funcional a tener una opción de una prótesis que me deje volver a bailar champeta, que me deje volver a bailar bachata, que me deje poder correr, montar bicicleta y nadar, todas las cosas que me gustan”, dijo. 

Álvarez destacó: “el milagro es que estoy viva, que puedo compartir todavía con ustedes, que puedo estar aquí hoy contándoles mi historia”.