Roma.- El papa Francisco acudió temprano esta mañana a la romana plaza de España, donde rindió un homenaje privado a la Inmaculada Concepción, ya que a causa de la pandemia este año no se celebra el tradicional acto multitudinario.

“A las 07:00 de esta mañana, en la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, el Santo Padre fue a la Plaza de España para un acto de veneración privada de María Inmaculada”, informó el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni.

“Con las primeras luces del amanecer, bajo la lluvia, colocó un ramo de rosas blancas en la base de la columna donde se encuentra la estatua de la Virgen y se volvió hacia ella en oración, para que ella pueda mirar con amor a Roma y sus habitantes, encomendarle a todos los que en esta ciudad y en el mundo padecen enfermedades y desánimos”, añadió.

Pocos minutos después, Francisco salió de la plaza de España y se dirigió a la basílica de Santa María la Mayor, donde también rezó ante el icono de Nuestra Señora de las Nieves (Maria Salus Popoli Romani) y celebró misa en la capilla de la Natividad, antes de regresar al Vaticano, agregó el portavoz.

El Vaticano ya había anunciado anteriormente que este 8 de diciembre el papa no acudiría, debido a la pandemia, al tradicional homenaje a la Inmaculada en la Plaza de España, uno de los eventos religiosos más populares entre los romanos, y que en cambio haría “un acto de devoción privada”.