La investigación realizada en conjunto entre la Universidad de Buffalo y la Universidad de Medicina de Xuzhou, arrojó que el resveratrol, uno de los componentes del vino tinto, puede ser efectivo para tratar la ansiedad y la depresión.

Para probar los efectos del resveratrol, a un grupo de ratones se les inyectó corticosterona (hormona que ayuda a regular la respuesta al estrés).

Cuando notaron que los roedores presentaban estrés, les suministraron una alta dosis de resveratrol, con la que pudieron regular su estado.

El resveratrol puede ser una alternativa efectiva a los medicamentos para tratar pacientes que sufren estos trastornos”.