Cuernavaca.- Mediante una carta, el primer visitador de la CNDH, José Martínez Cruz, confirmó su salida de este organismo, cuya autonomía, dijo, está en riesgo de “sucumbir y ser sumisa al poder”.

La carta, según precisa, fue redactada desde las oficinas de la CNDH, sitio en el que será su último día de trabajo después de 8 meses de haber asumido el cargo. “Me voy profundamente agradecido contigo, por la oportunidad que me diste de asumir una responsabilidad y de compartir la experiencia de estar al frente de los trabajos de cientos de personas que, diariamente reciben, atienden, investigan y resuelven las quejas de miles de víctimas que acuden a la CNDH”.

En su despedida refiere que tras 40 años de lucha por los derechos humanos, primero durante el periodo de la llamada Guerra Sucia contra los  estudiantes, obreros y campesinos que se oponían a los excesos del régimen, y después en la llamada lucha democrática, las decisiones se tomaron en el debate y no en estructuras jerárquicas.

En su misiva, dirigida a la titular de la CNDH, Rosario Piedra, Martínez expresó que personas ajenas a la CNDH le solicitaron la renuncia.

Sobre la decisión de dejar el cargo precisó que “este conflicto toca la fibra moral del organismo, porque cualquier tipo de intervención ajena a un proyecto de autonomía y a favor de las víctimas y de la reparación del daño, representa una amenaza seria a su supervivencia a largo plazo”.