El presidente chino, Xi Jinping, calificó el martes como difícil pero histórica, la victoria de su país frente a la pandemia de COVID-19, que brotó en su territorio en diciembre del año pasado, antes de propagarse por el mundo, donde las muertes, el miedo, las cuarentenas y los rebrotes siguen marcando las vidas de millones de personas.

Recientemente Europa ha registrado importantes y preocupantes focos de la enfermedad y el número de casos positivos crece de manera significativa en Francia, Reino Unido y España, donde ya se superó el medio millón de contagios registrados y se contabilizan entre siete mil y ocho mil infecciones al día.

La pandemia de COVID-19 ha cobrado la vida de al menos 893 mil personas desde finales de diciembre e infectó a más de 27 millones, según un recuento de AFP realizado este martes a partir de fuentes oficiales.

En tanto que China aseguró que se superó “una prueba histórica y extremadamente difícil”, en una ceremonia celebrada en Beijing en homenaje al personal médico.