Córdoba.- Las dos unidades quirúrgicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para cirugías menores, las cuales están a un costado del Hospital General Número 8 sobre la calle 2, lejos de ser un beneficio para la población derechohabiente, representa un “estorbo” para la población en general.

Desde hace varios meses las enormes unidades representan un “dolor de cabeza” tanto para los automovilistas, transeúntes e incluso para los mismos derechohabientes del Seguro Social, esto después de ser requeridas por la administración del nosocomio ante la remodelación de área de quirófanos.

Sin embargo, ambas unidades móviles están fuera de servicio, algunos derechohabientes comentaron a este medio de comunicación que dichas unidades quirúrgicas sólo funcionaron durante poco tiempo.

A la fecha todos los pacientes programados a cualquier intervención quirúrgica, ya sea menor o mayor, son canalizados al Hospital de Especialidades de la ciudad de Orizaba, por lo que resulta incongruente la estadía de estas unidades en la ciudad.

Las unidades denominadas de Respuesta Institucional Inmediata ante Desastres (RIIAD) deberían estar en zonas declaradas en situación de desastre, incluso en zonas serranas, brindando servicio médico a la población más vulnerable, ya que para eso fueron adquiridas por el IMSS.

Ambas unidades “RIIAD” cuentan con plantas purificadoras de agua, plantas de luz, equipos de fumigación, unidades móviles quirúrgicas y de diagnóstico, así como otros equipos necesarios para hacer frente a cualquier tipo de contingencias.

Cabe hacer mención, que las unidades móviles del RIIAD son literalmente quirófanos móviles, en los que se cuenta con tecnología de primer nivel y son operadas por personal altamente capacitado para actuar en caso de cualquier contingencia.

 

Ricardo Jácome 

El Buen Tono