Coscomatepec.- Profesores de municipios de Calcahualco, Ixhuatlán y comunidades de Coscomatepec pertenecientes a la supervisión de la zona escolar 85, cerraron los accesos a dichas oficinas solicitando la remoción de la supervisora Luz del Carmen Cortés Vázquez, esto debido a que indican que la docente ha convertido la oficina en un ‘sitio de cuotas’ que deben de pagar docentes, profesores y alumnos por derechos que ya les pertenecen.

Alrededor de 44 profesores de diferentes sindicatos de maestros, participaron en la toma de oficinas de la Supervisión Escolar número 85 de Escuelas Foráneas de Huatusco, en donde desde las 7 de la mañana los profesores con cartulinas en mano llegaron fuera de la fachada de la supervisión e impidiendo al paso a los administrativos.

Evencio Luna Cruz, secretario de organización del Sindicato Democrático de Trabajadores de la Educación de Veracruz y representante de este movimiento, indicó que ellos junto con los maestros adheridos al Sindicato Estatal de Trabajadores al Servicio de la Educación (SETSE), decidieron tomar la supervisión debido a que desde hace varias semanas iniciaron un proceso para la remoción de la supervisora, pero la Dirección General de Escuelas Públicas (DGEP) no ha resuelto.

Abundó que el problema surgió a partir de que el 15 de octubre varios maestros se inconformaron por las arbitrariedades cometidas por la supervisora, pues actuaba bajo sanciones económicas y administrativas contra los maestros sin razón de ser, como el condicionar los permisos que tenemos derechos de tres por ciclo cualquier día laboral de la semana y sólo daba dos, siempre y cuando fueran de martes a jueves.

“Apenas nos dijo que los maestros que quisieran descansar el 1 de noviembre deberían de dar 100 pesos cada uno para que ella no pasara a supervisar a la escuela para saber si estaban trabajando o no; a los padres de familia les vendió un CD que a nosotros nos lo dan en cien pesos cuando sólo lo pudieron reproducir con los que tenemos nosotros”, dijo el representante de maestros.

Indicó que incluso la supervisora cobró a cada niño 15 pesos el traslado de libros de texto, siendo estos trasladados por los alcaldes sin que se cobrara ni un sólo peso y por consiguiente tampoco debería de haber cobrado a los alumnos nada; argumentando el representante de profesores que; “el destino de esos recursos tampoco sabemos hacía dónde van pues tampoco da ni un recibo de las cuotas a quienes las aportan”, dijo.

Hasta ayer los profesores permanecieron durante todo el día y parte de la tarde impidiendo la entrada de los administrativos, los cuales sólo se apersonaron en el lugar por la mañana para no regresar después; mientras tanto una comisión de los manifestantes marchó a la capital del estado para pedir la remoción de la supervisora en la DGEP, argumentando que mientras no tengan una respuesta favorable no liberarán las oficinas.

 

Mauricio Láinez Vázquez

El Buen Tono