Para qué construyen esa glorieta si le van a poner un poste en medio que da tan mal aspecto al elemento arquitectónico que se pretendía lucir ahí.

Estos presidentes que han pasado por Fortín recientemente, si fueran el jefe de gobierno del Distrito Federal, ya le hubieran puesto un poste pegado a la rotonda del monumento del Ángel de la Independencia con su “camarota”. Demostrando a todas luces su mal gusto.