Durango.- El director interino y el subdirector operativo de la Policía Municipal en esta ciudad, así como dos escoltas, desaparecidos desde el pasado lunes en la capital Durango, se presentaron en una rueda de prensa donde desacreditaron la versión de la Secretaría de Seguridad Pública que afirmó, los elementos fueron encontrados dentro de un céntrico bar.

Respaldados por el alcalde Roberto Carmona Jáuregui, precisaron que en la capital fueron privados de la libertad y mostraron heridas y quemaduras que afirman, les fueron realizadas como tortura mientras los mantenían en cautiverio.

Andrés Balderas Pérez, director interino de la policía, así como el subdirector operativo Luis Manuel Torres Guel, estuvieron presentes junto con los escoltas Juan Carlos Espino Alvarado y José Eduardo Ponce Vitar.

En cambio el escolta José Antonio Orozco de la Cerda debió permanecer hospitalizado debido a que recibió quemaduras de segundo y tercer grado en distintas partes del cuerpo.

Consternado, el alcalde dijo que recibió un parte informativo enviado por la Secretaría de Seguridad Pública de Durango donde se narra que a los agentes preventivos los encontraron en unos billares ubicados en el bulevar Domingo Arrieta, en Durango capital.

Refirió además que el comunicado le hacía ver que sus agentes dejaron la unidad de la Policía afuera del billar con las puertas abiertas y con las armas. Sin embargo señaló que al hablar con los empleados municipales recibió otra versión.

Por tal motivo, Carmona Jáuregui pidió a la Fiscal General de Durango, Sonia Yadira de la Garza Fragoso, que abra de inmediato una investigación para determinar la realidad de los hechos, pues los agentes presentan golpes contusos y quemaduras y “no concuerdan” con la versión aportada por el gobierno estatal a través de la Secretaría de Seguridad Pública pues aseguran, fueron privados de la libertad.

“Lo que corresponde para nosotros es pedirle a la fiscal del estado que se abra la investigación correspondiente y ellos –los agentes– tendrán que presentar una denuncia sobre el caso… Yo sólo pido que se haga una investigación a fondo para deslindar responsabilidad”, anunció el alcalde quien, además precisó que al hablar con la fiscal ésta le dijo que basó su opinión en el parte que le proporcionó la Policía Municipal de Durango.

Presentes en la rueda de prensa los afectados indicaron que fueron secuestrados y que el tiempo que transcurrió su cautiverio los mantuvieron alcoholizados, sometidos a tortura. Incluso mostraron partes de su cuerpo severamente afectadaa por golpes y quemaduras.

Agencias