• durante las compras navideñas
  • Las fiestas navideñas han originado que la ciudadanía orizabeña, así como de la región, se desborde desde temprana hora y hasta la noche.

Orizaba.- A pesar del número de contagios que registra la ciudad diariamente y el cambio de color amarillo a naranja, en el semáforo epidemiológico, la sana distancia es la principal ausencia que se visualiza en pleno centro de la ciudad durante las compras navideñas, en locales comerciales, mercados y calles, originando a su vez la
aglomeración.
Las fiestas navideñas han originado que la ciudadanía orizabeña, así como de la región, se desborde desde temprana hora y hasta la noche, para adquirir los productos necesarios anticipadamente para la gran cena de Navidad, tanto en alimentos, como a la gran variedad de
juguetes.
La calle Madero, considerada zona de riesgo, solamente se ve despejada en la madrugada, pues aunado a la presencia de personas, ya que es el paso obligado para los trabajos o recorrido para llevar a cabo compras, también se encuentran los vendedores ambulantes y personal municipal invitando a la ciudadanía a retornar a sus casas si su salida no es de
primordial importancia.
Esta situación se complica, pues la contingencia sanitaria por el Covid-19 aún no termina, solamente había disminuido; sin embargo, los efectos no se tendrán de manera inmediata, al contrario se verán reflejados varias semanas después -finales de enero, principios de febrero-, desalentando de esta manera el panorama, tanto económico, como social, que se prevé para 2021 en su primer
trimestre.
Aunque la responsabilidad de cuidarse e implementar las medidas sanitarias es directamente de cada uno de los ciudadanos, el tema no debe tomarse a la ligera, sobre todo para quienes han vivido la experiencia del Covid-19 y que por consiguiente lo han superado, pero sobre todo quienes, derivado de ello ya perdieron a uno o varios
seres queridos.