Orizaba.- El abandono familiar continúa siendo uno de los principales factores por el cual las personas de la tercera edad se encuentran sin apoyo económico y, en el peor de los casos, moral, reconoció la coordinadora del Club del Abuelo, Monserrat Ramos.

Explicó que durante la administración del DIF Municipal a cargo de Lizette Kuri de Chahín, han atendido a un sinnúmero de adultos mayores quienes en su mayoría sufrían de depresión ante la situación que vivían, al ser casi o totalmente olvidados o rechazados por sus familiares.

“La situación de abandono hacia los adultos mayores continúa prevaleciendo en esta zona, aunque no en gran medida, sí se han dado algunos casos, por lo que se atienden en el Club, donde se les ofrece una gama de alternativas para reactivar su razón para vivir”.

Aunque no precisó cifras debido a la inconstancia del número de asistentes al citado recinto, ejemplificó que de 100, al menos un 40 por ciento han sufrido algún tipo de maltrato psicológico basado en cuestiones económicas, así como hacerles creer que ya no son de utilidad, sino un estorbo, por lo que se desencadena una situación depresiva.

Sin embargo, la estructura que ha implementado el DIF es que se cuente con una oportuna atención desde el Departamento Psicológico hasta con actividades recreativas y deportivas con el objetivo de impulsarlos a seguir adelante, pues al formar parte de la existencia humana, en la que produjeron cuando fueron jóvenes, no se les debe hacer a un lado, sino mantenerlos con expectativas de vida.

“Se les otorgan pláticas, servicio de psicología, se organizan eventos deportivos donde participan gustosamente con personas de su misma edad y de otros estados, ya que el propósito es en cierta manera el reactivar su vida y su estilo de vida”.

Precisó que esta situación no sólo pertenece a la ciudad, sino es un fenómeno mundial en el que se tiene la falta de cultura por algunas personas, quienes creen que al llegar a cierta edad de la vejez, se les debe privar del respeto y alternativas que promuevan y dignifiquen el servicio que ofrecieron no sólo hacia la sociedad, sino al mismo núcleo familiar.

 

Carlos Guevara

El Buen Tono