El fraude, detectado principalmente en Ciudad de México, Estado de México, Quintana Roo y Tijuana, consiste en la venta de vacunas apócrifas contra la COVID-19 a través de redes sociales y páginas de Internet ilegales.

Pfizer ya alertó el pasado 6 de enero en su cuenta oficial de Twitter que “la vacuna de Pfizer/BioNTech para la COVID-19 no está a la venta en ningún canal privado por el momento”.

“Se dio con la vacuna de la influenza, con las pruebas COVID y ahora con la vacuna de Pfizer, lo que pone en serio riesgo la salud de la población”, señaló a EFE Raúl Sapién Santos, presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP) de México.