• VITAL, USO DEL PRESERVATIVO

Orizaba.- El VIH/Sida se feminiza cada año más, pues las mujeres amas de casa representan el 40 por ciento, mientras que las trabajadoras sexuales no reflejan ni el 2 por ciento, lamentablemente “hace 40 años la proporción de hombres con mujeres era de 20 a uno, hoy es de tres a uno y en el caso del Estado es de dos a uno”,
respectivamente. 
De acuerdo a la vocera del Grupo Multisectorial VIH/Sida e infecciones de Transmisión Sexual en Veracruz, Patricia Ponce Jiménez, en el marco de un conversatorio virtual organizado por la Universidad Veracruzana (UV), zona Córdoba.Orizaba, manifestó que se “está afectando más, fundamentalmente a mujeres que además de tener una profesión y un oficio son amas de casa”.
Dijo que el segundo sector más afectado “y en donde se ha concentrado al 35 por ciento en estudiantes hombres y mujeres en edad universitaria públicas y privadas; hoy estamos viendo que el número de transmisión de entre 15 y 20 años también está creciendo”.
Además, mencionó que el tercer sector en el que se ha acrecentado en los últimos cinco años a la fecha es el rural indígena “hace 10 años podríamos ubicar la epidemia básicamente en las ciudades y decíamos: primer lugar Coatzacoalcos, Veracruz o decíamos Veracruz-Coatzacoalcos, Córdoba-Orizaba, Poza Rica o Xalapa”.
Destacó que “desde cinco años a veces tenemos que Cosamaloapan y que es una zona rural tiene índices de prevalencia mucho más altos que el Puerto de Veracruz, o la región de Oluta, o en el Sur en pequeñas comunidades indígenas tiene índices de prevalencia más altos en VIH o Sida que la capital”.

Vital, uso de preservativo
A fin de evitar contraer el VIH-SIDA, padecimiento que presentan 500 pacientes en la zona de Orizaba y que ha dejado millones de muertes en el mundo y en México, es vital que la población con vida sexual activa haga uso del preservativo, informó la responsable de la clínica del Hospital General Regional de Orizaba, Celia Denisse Cavildo.
Consideró que igual de importante es realizar al menos una vez al año, el tamizaje para la detección oportuna del padecimiento y, en su caso, iniciar el tratamiento, cuyo apego asegura una buena calidad de vida.
Actualmente y gracias a las investigaciones y avances médicos, la esperanza y calidad de vida de los pacientes con VIH-Sida ha mejorado y aumentado en forma considerable.