• Queda bien con el extranjero
  • Ayuda a El Salvador y a Líbano con recursos económicos, pero a los mexicanos no les permite los servicios gratuitos

CDMX.- El gobierno de México encabezado por Andrés Manuel López Obrador se vuelve “candil de la calle y oscuridad de su casa”, en marzo el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard estuvo en la ceremonia de arranque de la iniciativa en la cual México destinó 30 millones de dólares para el programa Sembrando Vida en El Salvador, país que en la contingencia sanitaria ordenó que la población no pagara créditos, luz, agua y teléfono al menos portres meses, en apoyo a la economía familiar, en cambio, en la República Mexicana no sólo aumentaron las tarifas eléctricas, en caso de que los usuarios no puedan pagar el servicio de inmediato se lo cortan y deberán cubrir el costo de la reconexión cuando quede al corriente con la cuenta.
Asimismo, ante la explosión en el Puerto de Beirut, Líbano, hace unos días, el gobierno mexicano destinará 100 mil dólares como ayuda por la catástrofe, cuando en nuestro país ni siquiera han apoyado a la ciudadanía agobiada por los gastos generados por la pandemia del Coronavirus y mucho menos al sector empresarial, comercial e industrial.
En El Salvador, Ebrard, expresó que se dan opciones para que la gente no migre en tiempos donde hay países que construyen muros o cerrando las posibilidades de asilo, aunque a los mexicanos que se van al extranjero en busca de una mejor situación económica los han olvidado.
Los gobiernos de países sudamericanos ponen el ejemplo a López Obrador, ya que los ciudadanos de El Salvador tuvieron el apoyo inmediato.
Ahora, México dará como ayuda humanitaria 100 mil dólares a Líbano, el Gobierno tomará recursos del Fondo Nacional de Cooperación para el Desarrollo de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo.