Córdoba.- En México la violencia sexual contra la población femenina es alta. El caso “La Manada” -de España- hace recordar a Veracruz que tiene sus propias manadas de violadores de jovencitas, tres al menos plenamente identificadas -una en Córdoba y dos en la conurbación Veracruz-Boca del Río-.

*el tip
PARA SABER

Aplicar la Ley a los juniors violadores -aunque se pudran en la cárcel- no repara a las víctimas, pero la dignidad de las afectadas sí se restaura con el reconocimiento y la verdad; señores jueces la justicia no es exclusiva para unos cuantos o trato benigno o para sus intereses personales.

El caso de “Los Porkys del Casino Español”, en Córdoba, sucedido en el 2013 cuando una menor de edad fue atacada sexualmente por cuatro juniors en las instalaciones del club, de acuerdo a denuncias de de los mismos socios del casino, uno de ellos hijo del empresario Javier Carús, ligado a grupos políticos de la zona.

Por las influencias de los parientes, los cuatro violadores de Córdoba siguen disfrutando de impunidad. Las instancias ministeriales archivaron el expediente, la víctima y su familia fueron amenazada para no continuar el proceso y “La Manada”, de Córdoba, sigue suelta, lista para cometer otro ataque porque el patrón de conducta de este tipo de delincuentes a ello los conduce.

Las similitudes entre “La Manada” de España y “Los Porkys de Córdoba y “Los Porkys de Costa de Oro” abundan no sólo en el tipo de víctima y el nombre -ya que los “Porkys” o “puercos” también hacen manada-, sino también en la distorsión de un juez para favorecer a los juniors violadores.