Cordoba.- El regidor quinto Ángel Etiem Jiménez Castañeda “asumió el indigno papel de lacayo del secretario de Educación, Roberto Zenyazen Escobar para promocionarse, dijeron morenistas a El Buen Tono.
En busca de la diputación, cada vez es más frecuente que el edil cordobés sea la sombra del funcionario estatal en la inauguración de obras.
Dijeron los inconformes que a pesar de que su escritorio tiene más de 100 solicitudes para la mejora de infraestructura, la excusa siempre es la misma, la falta de escrituras de las escuelas impiden que se tramiten los recursos para beneficiar los espacios educativos.
Añadieron que esto no ha sido un impedimento para que Ángel Etiem Jiménez Castañeda se luzca en los medios cada vez que Zenyazen Escobar pise la zona de las Altas Montañas, quien este también lo proyecte como un “gestor” de las obras que requieren las escuelas, aunque finalmente sean recursos públicos y obligación de toda autoridad.
Afirmaron sus detractores que ante su deficiente rendimiento como servidor público, el regidor no desaprovecha que las escuelas estén cerradas para proyectarse como un luchador social del pueblo, aunque tenga un salario bruto de más de 100 mil pesos que le otorga el Ayuntamiento de Córdoba.
Independientemente de ello ha provocado una ruptura entre la militancia en Córdoba de Morena, ya que antes se les veía a los morenistas juntos en los eventos, y ahora ya no le parece que sus mismos compañeros resalten más que él.