Orizaba.- El nulo interés del alcalde Igor Rojí por defender la vida animal, ha conllevado a que en el Cabildo siga sin aprobarse el Reglamento de Protección y Bienestar Animal.

Aunque han contemplado varias sanciones económicas y hasta de cárcel contra quienes violenten la vida de los animales, hasta ahora no se ha podido actuar pues no hay una Ley que los proteja, dijo el regidor quinto, Francisco José Aguilar Ramírez.

“Son muchos los factores por lo que no ha pasado a Cabildo, hay intereses en cuanto a la interacción con diferentes representantes; por ejemplo, hubo un grupo de veterinarios que nos pidió bastantes cambios en el Reglamento y los intereses que ellos tienen son sobre el área que trabajan, no es necesariamente económico, porque ellos sentían que se les afectaba”, abundó.

Dijo que también se reunieron con un grupo de criadores de ganado, con grupos de animalistas, con personas que rescatan y dan protección temporal a los animalitos vulnerables y desprotegidos.

Mencionó que la presentación del Reglamento ante Cabildo fue en el mes de diciembre de 2019; sin embargo, no se pudo ingresar el punto al Cabildo debido a los cierres de ejercicio y muchos otros pendientes que se dan.