Orizaba.- El obispo de Orizaba, Marcelino Hernández Rodríguez encabezó la procesión y misa de apertura del Año de la Fe, en donde participaron laicos, religiosas y sacerdotes de toda la Diócesis.

Hizo una reflexión con cientos de católicos sobre la nueva evangelización: “Para transmitir la fe debe hacerse con un acto integral que dentro de las circunstancias del mundo de hoy ilumine la inteligencia, oriente la libertad, mueva los sentimientos y comprometa toda la vida”.

Dijo que se tiene todo un año para reanimar la fe en lo que se basan las creencias, ante estas celebraciones en las que participaron representantes de las 43 parroquias y rectorías diocesanas, las ordenes religiosas, el Seminario Diocesano y los grupos de pastoral.

El llamado fue a vivir la fe, así como lo anunció el pasado 11 de octubre el papa Benedicto XVI, recordó el encargado de la Pastoral Litúrgica, Javier Onofre Valeriano, quien explicó que la entrega de las 66 lámparas encendidas que recibieron las parroquias y pastorales, significan la luz en todos los contextos de la vida para  las personas.

Previo a la entrega del signo de la fe, un grupo de cinco mujeres indígenas representando a la sierra, hicieron el rito del Xochicoxcatl, que implica la entrega de un collar y ramo de flores que se le otorga a una autoridad religiosa.

El Credo, es la oración que los católicos están llamados a realizar, es decir a realizar su profesión de fe. 

Durante la celebración religiosa se entregó el signo de la fe a nivel de Diócesis y que consiste en la lámpara de ónix encendida que contiene el logotipo del año de la fe y el lema: “Creo Señor, aumenta mi fe”.

El padre Javier Onofre Valeriano fue nombrado por el Obispo como ceremoniero en esta celebración una de las más significativas de la iglesia universal, la vestimenta que portó fue de color fucsia con blanco, es decir  del solideo de los obispos, muy pocas veces se verá un ceremoniero, pues sólo participa en misas de gala.

Durante los próximos meses seguirán actividades.

 

Matilde De los Santos P.

El Buen Tono