Orizaba.-   La derrama económica para el Valle de Orizaba comenzó esta quincena con las compras previas a la celebración de Todos Santos, las comunidades rurales son quienes mayor expresión de sus tradiciones muestran, dio a conocer el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Enrique Guillomen Maldonado.

Dijo que adquieren productos para colocar sus ofrendas y estimó que las ventas repuntan durante todo el último trimestre del año.

Sin calcular el monto en el repunte, recordó que basta ver cómo las familias de poblaciones serranas arriban a la ciudad para la compra de veladoras, coronas artificiales de flores, manteles, artesanías y materia prima para elaborar pan o alimentos tradicionales de la temporada.

Aunque en las ciudades se ha perdido parte de las tradiciones, en las comunidades rurales, prevalece, se conserva la forma de los festejos y cientos de familias son fieles a sus creencias, destacó.

Dijo que aunque todavía no hay pago de prestaciones correspondientes al fin de año para la población asalariada, las familias del área rural, fortalecen la economía de algunos negocios, “aquí hacen sus compras para celebrar a sus fieles difuntos y luego harán más festejos por fin de año”.

También reconoció que las instituciones educativas entraron en la dinámica de conservar las tradiciones, “harán altares, ya sea de flores o alimentos tradicionales, esto implica un aumento en la derrama económica que se traduce en solvencia económica para distintos giros”, lo que consideró positivo para toda la población.

 

Matilde De los Santos P.

El Buen Tono