Apple presentó este miércoles un nuevo iPhone de gama media en un lanzamiento fuera de lo normal, que busca dar respuesta a consumidores enfrentados repentinamente a un contexto económico más sombrío.

El modelo más sencillo del actualizado iPhone SE costará 399 dólares, o menos de la mitad del precio de sus aparatos bandera, y estará disponible para ser ordenado desde el viernes en más de 40 mercados.

Apple hizo el anuncio en un comunicado en lugar de organizar uno de sus llamativos eventos de lanzamiento.