El peso cerró la semana intercambiándose en 23.87 unidades por dólar en el mercado interbancario, una cifra alejada de sus mínimos históricos pese a vivir una semana marcada por escollos como la negociación con la OPEP+ y una nueva rebaja de la calificación de su deuda.

La divisa latinoamericana perdió alrededor de un 2.3 por ciento en las últimas cinco sesiones, aunque nunca se acercó a la barrera de las 25 unidades por billete verde, debido “a una mayor percepción de riesgos sobre la economía del país”, explicó a Efe la directora de análisis económico-financiero de Banco Base, Gabriela Siller.