VERACRUZ.- Los sitios arrecifales más importantes del Caribe Mexicano y el Golfo de México, incluyendo los del estado de Veracruz, y que forman parte de las áreas naturales protegidas (ANP), presentan altos índices de contaminación plástica, esto de acuerdo con un monitoreo realizado por la asociación Greenpeace México  y el Laboratorio de Biodiversidad Arrecifal y Conservación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

“… Se observó que en Veracruz y Puerto Morelos el promedio fue de 1 pieza/180m2 (valores equivalentes a 6 277 y 5 777 piezas/km2, respectivamente)”. 

Para el estudio, se monitorearon 21 sitios arrecifales: 15 en áreas naturales protegidas (ANP) del Caribe mexicano, 3 en zonas urbanas o puertos en el área de Influencia de las áreas naturales protegidas del Caribe mexicano y 3 en el Golfo de México. 

De acuerdo con el planteamiento de Greenpeace y la UNAM, la selección de las ANP estudiadas obedece a que tienen la característica común de contar con arrecifes coralinos próximos a su costa, lo que les confiere vulnerabilidad de distintas formas. Estas ANP poseen una importancia ambiental clave para la zona; al mismo tiempo, algunas de ellas reciben cuantiosos visitantes extranjeros y nacionales e interactúan, ya sea de forma directa o indirecta, con comunidades humanas allí establecidas que presentan distinto desarrollo poblacional. 

LA “PROTECCIÓN” NO SALVA A LAS ÁREAS NATURALES 

Aunque algunas zonas del Caribe mexicano y el Golfo de México se han declarado áreas naturales protegidas, ya que se distinguen por su enorme biodiversidad marina y por su alto impacto antropogénico, “no salva a estos ecosistemas marinos de sufrir el impacto de la contaminación por plásticos, pues durante el estudio identificamos la presencia de piezas plásticas en todas las ANP estudiadas, tanto en la superficie como en la columna de agua y el sustrato de los sitios arrecifales evaluados. En total se registraron 815 piezas hechas de material plástico con diversas formas, tamaños y usos; esto equivale a 2 piezas/ km2 flotando en superficie y a 3 mil 500 piezas/km2 en el fondo del mar”. 

DAÑOS SOCIALES Y A ESPECIES MARINAS, TIENEN PLÁSICO EN EL ESTÓMAGO 

En las zonas donde se realizaron los distintos monitoreos se observaron diferentes animales marinos: mamíferos como manatíes y delfines, tortugas marinas, elasmobranquios, grandes comunidades de peces e invertebrados y aves. 

“A nivel global se encuentran día con día nuevas especies marinas ya sea con ingesta de plásticos o enredadas en ellos y se reporta que 30% de los individuos de aves marinas, 4.4% de los mamíferos marinos y 32% de las tortugas marinas tienen plástico en sus estómagos, con la aclaración de que los datos de ingesta plástica discutidos se refieren únicamente a partículas plásticas visibles en los tractos digestivos de la fauna marina (Kühn y Franeker, 2020). Por tanto, la presencia de piezas plásticas en la columna, fondo y superficie marinos registrada en esta investigación constituye un riesgo potencial para las especies animales que viven en las zonas estudiadas”, precisa el estudio. 

Dados los resultados arrojados por la investigación realizada por Greenpeace y UNAM,  “las piezas plásticas halladas en nuestros mares y playas afectan a las especies que los habitan, además de propiciar su ingreso en la cadena alimenticia de los seres humanos con los perjuicios a la salud que esto implica. Además, ocasionan daños sociales y económicos significativos para las comunidades locales”.