in ,

Asesino en serie se declara culpable y lo sacan del ‘corredor de la muerte’

ADD

AGENCIA

EEUU.- Un asesino en serie que ya estaba en el corredor de la muerte en Oklahoma, se declaró culpable ayer, de tres asesinatos sin resolver en Texas y fue sentenciado a cadena perpetua.

Por lo que por primera vez, William Lewis Reece de 62 años, se ha declarado culpable en un tribunal de Galveston por los asesinatos en 1997 de Laura Smither, de 12 años y Jessica Cain, de 17.

Es por ello que fue trasladado a Angleton para declararse culpable de la desaparición y asesinato de Kelli Cox de 20 años; en cada uno de los tres casos, Reece recibió cadena perpetua, que no puede apelar.

“Veinticinco años es un tiempo terriblemente largo para esperar justicia y hubo varios años en los que realmente no pensamos que veríamos este día”, dijo la madre de Laura Smither, Gay Smither, según KPRC.

Reece cumplía una sentencia de prisión de 60 años por el secuestro de Sandra Sapaugh en Texas en 1998 en 2016 cuando comenzó a cooperar con las investigaciones de los otros casos.

HISTORIAL

En 2021, fue condenado a muerte por el asesinato en 1997 de Tiffany Johnson, de 19 años, en la ciudad de Oklahoma.

Reece llevó a cabo la “ola” de asesinatos en Texas y Oklahoma durante un período de 5 meses en 1997, después de haber cumplido 10 años en la prisión estatal de Oklahoma por violar a dos mujeres.

Smither no regresó de un trote matutino en Friendswood en abril de 1997. Sus restos fueron encontrados más de dos semanas después, a unas 30 millas de distancia, en un estanque de retención en el sur de Houston.

El 15 de julio de 1997, Kelli Cox, una estudiante de criminología de 20 años de la Universidad del Norte de Texas, salía de un recorrido por una cárcel de Denton cuando descubrió que había dejado las llaves en su automóvil, informó Fox 26.

Cox caminó hasta una gasolinera cercana para llamar a su novio, pero nunca más se la volvió a ver con vida, dejando atrás a una hija pequeña.

Solo dos semanas después, en Bethany, Oklahoma, Tiffany Johnston, una recién casada de 19 años, fue secuestrada en un lavado de autos; su cuerpo fue descubierto al día siguiente en un campo en Yukón. Había sido violada y estrangulada.

En agosto de 1997, Jessica Cain fue a una fiesta para celebrar su actuación en un musical de secundaria. Más tarde, su camioneta fue encontrada abandonada cerca de su casa en Tiki Island, Texas.

ARRESTO

En octubre de 1997, Reece fue arrestado por el secuestro agravado de Sapaugh. Fue declarado culpable de ese delito en 1998 y condenado a 60 años de prisión.

Mientras cumplía su mandato en Texas, los investigadores en Oklahoma vincularon a Reece con la violación y el asesinato de Johnston y lo acusaron en ese caso.

CONFESIÓN

Reece comenzó a hablar con las autoridades, con la esperanza de obtener una sentencia más indulgente, y confesó los asesinatos en Texas después de que un guardabosques le prometiera que los fiscales no buscarían la pena de muerte.

En la primavera de 2016, Reece llevó a la policía a los restos de Cain en un pastizal en el sur de Houston, y a los restos de Cox en el condado rural de Brazoria.

Superiberia

Vuelca tráiler

Encontronazo