El Atlético de Madrid demostró en San Sebastián su gran momento de forma y confianza y se deshizo con cierta facilidad de uno de los rivales más incómodos de la competición, una Real Sociedad que echó en falta a Mikel Oyarzabal y que sucumbió con los goles de Mario Hermoso y Marcos Llorente venciendo 2-0.

El equipo rojiblanco dominó la primera mitad ante un conjunto vasco que sorprendió al echarse atrás en los primeros minutos y dejar la iniciativa a su rival para sorprender en algún contraataque, para lo que contaba con la reaparición de su experto en el último pase, un David Silva que notó la inactividad.