Córdoba.- El programa de “Bacheo Permanente” se ha aplicado sobre calles del centro a las cuales los cordobeses aseguran no necesitarlo, colonos solicitan se incluyan vialidades alejadas del primer cuadro de la ciudad.

Tan solo en la zona de mercado que cuenta con una gran afluencia vehicular, el pavimento está plagado de baches, hoyos o zanjas que hacen de la circulación vehicular una situación de riesgo constante, además de afectaciones para los transeúntes sobre todo para las personas con discapacidad y de la tercera edad.

Lo mismo ocurre con las calles de las colonias Las Veladoras, Beisborama, Infonavit Santa Margarita, San Nicolás, Los Filtros, Las Cañas, San Román, por mencionar algunas, en las cuales existen diversos factores como las inundaciones frecuentes y el tránsito de vehículos pesados que hacen de las calles un terreno irregular, en donde es una realidad que las autoridades municipales no han realizado los trabajos de rehabilitación correspondientes.

Por citar aún más ejemplos, bastaría con que Portilla Bonilla, recorra las avenidas, 24, 30, 32, 34, 36 con calle 24 de la colonia Anturios, para que se diera cuenta que mientras se la pasa intentando arreglar “desperfectos por pedacitos”, existen colonias que ni siquiera figuran dentro de los paquetes de obras.

Para los habitantes de las comunidades rurales, el panorama es muchos más desalentador, siendo que ni siquiera pueden contar con caminos en buen estado, tal y como ocurre con la carretera a San Rafael Calería, misma que se ha vuelto intransitable al tener cientos de baches.

Mientras el actual Gobierno municipal, se limita sólo ha efectuar trabajos en calles transitadas, para hacer de cuenta como que trabaja, invirtiendo cantidades exorbitantes para inflar los presupuestos en materia de Obra Pública, las familias cordobesas continúan enfrentándose a múltiples carencias que bien podrían ser solventadas con los presupuestos que se destinan para tapar las malas maniobras que ha venido efectuando Portilla Bonilla.

 

De la redacción

El Buen Tono