• Sirve como alimento, ropa y material para construcción
  • La especie se emplea para hacer hilo, tejer escaleras, cimbras de construcción, como cercas vivas y en la herbolaria mexicana como medicamento para curar heridas.

CDMX.- Al bambú se le conoce como “la planta de los mil usos”, ya que de el se obtiene alimento, ropa, material para construcción, celulosa para papel y medicinas; además, igual que otras plantas, protege el suelo y captura bióxido de carbono, dijo Conafor.
Esta sorprendente planta pertenece a la familia de las gramíneas, igual que los cereales (avena, maíz, trigo y arroz), los forrajes, la caña de azúcar y otros pastos. Su altura puede ser desde unos centímetros hasta 40 metros.
Casi todos los bambúes son erectos, aunque algunas especies tienen tallos flexionados en las puntas, unos crecen en forma aglutinada, formando espesuras impenetrables y otros en forma lineal.
En el planeta existen mil 200 especies y 90 géneros de bambú, distribuidas en los cinco continentes, se asocian principalmente en áreas tropicales y subtropicales, solamente en Europa no existen especies nativas.
En América se tienen identificadas 345 especies, distribuidas desde el sur de Estados Unidos, pasando por México, a lo largo y ancho de Centroamérica, en las Islas del Caribe y en América del Sur hasta el sur de Chile.
Aunque en México no existen especies endémicas de bambúes, sí hay especies nativas, ya que se tiene registro de 36 especies leñosas y cuatro especies de bambúes herbáceos.
De las especies de bambúes que crecen en México sobresalen las llamadas comúnmente guaduas, cañizo y caña brava, representados en México por el género Guadua, con cinco especies nativas: aculeata, amplexifolia, longifolia, paniculata y velutina.
Se distribuyen, principalmente en los estados de clima tropical como Veracruz, Chiapas y Oaxaca -que tienen el mayor número de especies – Tamaulipas, Michoacán, Colima, por mencionar algunos. Podemos encontrar bambúes desde el nivel del mar hasta altitudes de más de 4 mil metros.
En México, el bambú se aprovecha principalmente en las zonas rurales, donde se tiene a la mano este recurso. Ahí es útil en la construcción de viviendas y cobertizos, además se usa para elaborar artesanías, cestería, muebles y utensilios, entre otros, indicaron las fuentes.