Manuel Espino
Tomado de El Universal

Una Fiscalía General de la República (FGR) autónoma que sirva y que esté enfocada en el combate a la corrupción, la violencia de género y los delitos de “cuello blanco”, como el lavado de dinero, promete Bernardo Bátiz Vázquez.

De ser nombrado fiscal general, el ex procurador capitalino asegura que emprenderá acciones de extinción de dominio contra la delincuencia organizada.

Considera que atender las fuentes en las que se genera la violencia e inseguridad no excluye de su deber al Ministerio Público Federal.

Por lo tanto, dice, la solución a la inseguridad y violencia está en buscar un equilibrio entre la prevención y la incidencia delictiva.

“Ante inseguridad y delincuencia, el gobierno debe investigar y perseguir los delitos que se cometan y erradicar la impunidad.

“Esto corresponde a la Fiscalía General de la República, pero no es lo único; esta acción reactiva requiere de la acción preventiva, que es atajar los delitos antes de que se cometan”, afirma.

El abogado asevera que las fuentes del delito son una economía injusta, mala educación e ineficaz impartición de justicia.

En el ensayo sobre procuración de justicia, entregado al Senado, afirma que un plan de persecución penal debe tener como meta la defensa de los derechos humanos.

Refiere que las acciones emprendidas por los gobiernos anteriores fracasaron, porque hoy México está en “medio de una guerra” que ha provocado que los ciudadanos vivan en la inseguridad, miedo y en riesgo latente de ser confundidos por el enemigo.

“No bastan más armas, años de cárcel, cuarteles y aparatos de represión. Esto no ha servido”, acusa.

Enfatiza que el país está inmerso en muchas “guerras entre bandas y ciudadanos que se defienden; todos somos susceptibles de ser confundidos con el enemigo. En estado de guerra el peligro es permanente, siempre pueden suceder desgracias, atropellos o arbitrariedades”.