• Con alta participación
  • En medio de la pandemia, los ciudadanos salieron a votar y manifestaron su decisión.

La Paz.- Ciudadanos de Bolivia acudieron ayer a las urnas para elegir presidente y nuevo Parlamento durante una jornada en calma, con largas filas y personas con cubrebocas.
El proceso determinó el futuro democrático del país, a menos de un año de la anulada votación por denuncias de fraude y la salida del poder de Evo Morales, quien se encuentra en Argentina.
“Se trató de los comicios “más complejos”, debido a una alta polarización política y temores de una convulsión social”, declaró el presidente del Tribunal Electoral, Salvador Romero.
Previo al proceso, el TSE quitó el sistema rápido de conteo, a fin de evitar “confusión e incertidumbre”, aunque la decisión, empero, sembró dudas entre los políticos.
La medida impidió conocer al ganador ayer en la noche y será hasta la finalización de los cómputos oficiales cuando se conozca el nombre, lo que podría demorar hasta cinco días, aseguró Romero a la prensa internacional.