Chilpancingo.- Integrantes de la Policía Comunitaria del municipio de Tixtla de Guerrero, ingresaron armados a esta capital arropados por unos dos mil 500 maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG).

De acuerdo con los estatutos que rige a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), establece que los policías comunitarios no pueden salir de su jurisdicción indígena, para no cruzarse con la zona de las policías institucionales.

Elementos del Ejército mexicano implementaron un retén a la altura de la colonia Indeco sobre la carretera estatal Chilpancingo-Chilapa, para evitar que los comunitarios ingresaran armados a la capital de Guerrero.

Sin embargo, unos dos mil maestros disidentes arroparon a unos 30 policías comunitarios armados con rifles de bajo calibre, a quienes colocaron en medio del contingente, por los que efectivos militares no pudieron hacer nada para evitarlo.

El contingente se dirigió a la delegación de la Procuraduría General de la República, al sur de Chilpancingo, donde protestaron para exigir la liberación del maestro Mario Durán Torres, detenido por policías federales el pasado viernes durante el desalojo de la autopista del sol. 

Los policías comunitarios se trasladaron a esta capital para exigir a la PGR la liberación de su comandante, Naúm Santos Bartalo, detenido la noche del domingo  por el ejercito y la policía del estado por aportación de arma de fuego de uso exclusivo del ejercito.

Justo antes de llegar al punto del retén militar, el comandante comunitario fue entregado a los maestros de la CETEG por el director estatal de gobernación, a efecto de que los comunitarios no ingresaran a Chilpancingo, los que no fue suficiente, pues los maestros arroparon a los comunitarios e ingresaron a la ciudad frente a los militares. 

Agencia