Orizaba.- En la actualidad, los distintos distractores, los problemas familiares y sociales son factor para que los menores busquen salidas falsas como el alcoholismo, drogadicción y sexualidad para escapar de la realidad, manifestó el padre Javier Martínez Rivera.

Consideró que la Iglesia Católica trabaja arduamente con los niños para que sigan el camino del bien.

Dijo que necesario cuestionarse como adultos para así poder ayudar a los niños desde la fe, esto conlleva a la educación sin gritos ni golpes, así como implementando normas.

Destacó que los padres de familia tienen una importante responsabilidad en la formación de sus hijos, por lo que el inculcarles valores y fe no depende de externos ni mucho menos delegarlo a los maestros.

“La asistencia a misa dominical o a la iglesia en busca de un tiempo de soledad y reflexión ya es común entre los menores, ya que al estar fuera de sus hogares donde los problemas suelen abundar, ellos se refugian en su religión”, dijo.

Aseguró que uno de los factores de que niños desertan de su formación católica en el catecismo es debido a que los padres, por buscar una mejor vida, cambian de ciudad constantemente sin percatarse de que sus menores no cumplen con la preparación adecuada de su formación como católicos.

“La asistencia de los menores que profesan la religión católica se mantuvo y en este 2012 aumentó en un porcentaje mínimo, por lo que ya se pueden ver niños desde tres hasta 18 años”, expresó.

 

Omar Celiseo V.

El Buen Tono