in ,

Cae 90 por ciento producción agrícola

uan José Enríquez 
El Buen Tono

Orizaba.- La presencia de gallina ciega y el gusano alambre han provocado la caída de 90 por ciento de la producción de cultivos, indicó el técnico biólogo José Enrique Ortiz Villagómez, técnico social del programa Sembrando Vida en la Ruta 7.

Es por ello que se han abocado a dar capacitaciones a los productores para que aprendan a hacer trampas luminosas que les permitan acabar con las plagas que devoran las raíces de los cultivos.
El biólogo señaló que combatir estas plagas no es complicado, pero tienen que saber hacerlo, es por ello que los hombres del campo pueden acercarse para que los capaciten en hacer trampas luminosas y además aplicar hongos entomopatógenos en el suelo para cuando llegue la plaga al piso.

“Es muy importante que todos los agricultores, desde Acultzingo a Paso del Macho tomen sus previsiones, pues hemos detectado la presencia de gallina ciega Phyllophaga SSP, hace dos años hubo una infestación de esta plaga y arrasó hasta con el 90 por ciento de los cultivos de la zona, por lo que es un riesgo tanto fitosanitario como económico”, explicó el biólogo.

Mencionó que para combatir la gallina ciega, primero se debe acabar con los adultos y para eso se ponen sábanas blancas extendidas con un foco y abajo botes con agua y un poco de aceite para que caigan, se ahoguen y así ya no pongan huevecillos.
Mientras que para acabar con las larvas que hay en el suelo se usan hongos entomopatógenos, los cuales cuestan unos 300 pesos y tener los suficientes para una hectárea; simplemente se tiran al suelo, llega la larva, se afecta y muere.

Dijo que actualmente andan volando los escarabajos y cuando empiece el frío bajan y depositan en el suelo hasta 300 huevos.

Han detectado que en una hectárea hay un promedio de mil 500 hembras, por lo que el número de huevecillos es alto, pero el problema viene en enero y febrero porque es cuando salen los gusanos y se comienzan a comer todo lo que encuentran.

Es por eso que es urgente que se ataque a las plagas, porque el hongo actúa cuando hace calor, unos 28 grados de temperatura y un 80 por ciento de humedad en el suelo, por lo que si se aplica en diciembre ya no va a servir.

Ortiz Villagómez agregó que el gusano de alambre también se convierte en larva y es casi lo mismo, por lo que las trampas luminosas y los hongos en el suelo también lo detienen.

Superiberia

Cambian padres a sus hijos de colegios

Necesita espacios para preservar su patrimonio cultural