Córdoba.- Debido a que durante los días Jueves y Viernes Santos, la población católica, opta por guardar la tradición de la Cuaresma, evitando el consumo de las carnes rojas, comerciantes dedicados a la venta de productos cárnicos reflejan una disminución en sus ventas superior al 80%.

Tras un recorrido efectuado al interior del mercado Revolución, específicamente por el área de  carnicerías, se apreciaba un panorama desolador, únicamente con la presencia de sus trabajadores, por lo que para evitar mayores pérdidas estos han optado por reducir la compra de carne.

El sacrificio que los cristianos hacen por no comer carnes rojas en estos días, ha obligado algunos locatarios de este zoco a cerrar su carnicería durante estos días, siendo que aseguran le sale más barato que mantener establecimiento abierto y sin clientes.

Aunque muchos argumentan que las costumbres de la Semana Santa se están perdiendo en la localidad, al parecer la vigilia sigue siendo importante para los cordobeses, dado que según las cuentas de los comerciantes e introductores de ganado las ventas han sido mínimas y continúan a la baja.

Año con año los tablajeros se enfrentan a esta mala racha, sin embargo, esperan que posterior a las celebraciones religiosas, sus ingresos presenten un repunte considerable que los ayude a recuperarse de las pérdidas reflejadas durante las últimas semanas.

A decir de algunos locatarios, se prevé un incremento en los precios de estos alimentos, el cual podría ser cercano a un 10%, sin embargo se encuentran analizado su aplicación, dado que no  buscan afectar a la economía de las familias cordobesas con un nuevo incremento.

 

Yessica Martínez 

Argüelles

El Buen Tono