Estimado amigo Guillermo:

Con el gusto de saber que ahora estás ocupando un puesto importante en esta ciudad, me permito solicitarte atentamente, veas la posibilidad de resolver algunos problemas de tránsito que suceden diariamente, con motivo de la falta de criterio de las autoridades de Tránsito.

Resulta que todavía después de ochenta o más años, seguimos pensando que en el mercado y otras partes de la ciudad deben de estar estacionados los autobuses urbanos que dan su servicio en Córdoba.

Esto ocasiona que en la esquina de la Av. 5 y calle 13 se formen embotellamientos, en virtud de que el tiempo del semáforo no es suficiente, para que alcancen a pasar todos los que esperan la luz verde, quedando algunos estacionados sobre la Av. 5, lo que ocasiona la frustración de los automovilistas que desahogan su ira con el claxon.

Todo esto motivado porque cada diez o doce minutos pasan entre catorce o quince autobuses vacíos que van a estacionarse al mercado y que todos pasan por la calle 13.

La idea que me permito sugerirte, es que mandemos los autobuses vacios a la central camionera, donde deben estar y que cada ruta pase por el mercado, si es que hay tanto movimiento en ese punto, desahogando así las avenidas 5 y 7 y la calle 13, lo que evitaría el embotellamiento mencionado.

La Av. 7 es una de las calles más transitadas de la ciudad y por alguna razón que desconozco, Tránsito ha permitido que entre las calles 7 y 9 de dicha avenida, se estacionen vehículos en doble fila y además, no obstante los esfuerzos del Ing. Fuentes, no logró tapar algunos baches, probablemente porque tenía algunos lugares de su preferencia, los cuales tapo varias veces.

Al mismo tiempo sería necesario pedirle a personal de Tránsito vigilen los tiempos de los semáforos para que sean acordes con el volumen de vehículos en cada esquina.

Si los camiones urbanos se detuvieran cada dos cuadras en el lugar más indicado, en lugar de en todas las esquinas, quizás tendríamos más agilidad en el tránsito, pues la ciudad tiene sólo tres avenidas que la atraviesan la 1, 3 y 11 ya que las avenidas 12, 10, 8, 6, 4 y 2 no están completas, así como la  5, 7, y 9 tampoco terminan su trayectoria hacia las afueras de la ciudad.

Esto origina una saturación enorme en el centro, en donde además, constantemente hay vehículos en doble fila.

Si fuéramos un poco más cultos en el manejo, podríamos hacer lo que en Orizaba, que hay semáforos solamente en las avenidas principales y en las demás esquinas se ceden el paso uno a uno, aunque eso pareciera difícil entre los cordobeses, me supongo, que por el exceso de taxis, con los que nos han saturado las autoridades de Tránsito del estado.

 

ATENTAMENTE, TU AMIGO

JUAN BUENO LÁZARO