Yanga.-   Autoridades recordaron con un acto cívico la mañana del lunes, el cambio de nombre de San Lorenzo de Rosalvo a Yanga, luego del conflicto entre estado e iglesia, lo que permitía debilitar las creencias, según la milicia de 1932.

Estudiantes, maestros, padres de familia y autoridades, montaron la guardia de cada lunes y con un significativo evento, recordaron el paso de la historia por Yanga, marcada por la Revolución Cristera.

Encargados de educación dieron lectura a la minuta firmada en aquel año, con lo que se refrendaba el cambio de nombre, reconociendo así al libertador de la raza negra de la zona, que ahora lleva su nombre.

Yanga, fue bautizado de esta forma, por ser el sitio donde habitó el príncipe africano, que llegó de tierras lejanas víctima de la venta de hombres a los blancos, principalmente destinado al trabajo rudo, sólo con la entrega de pan y comida.

Es por ello que la situación los llevó a exigir su libertad, lográndola varios años después, hasta convertirse Yanga en el primer pueblo libre de América, que ahora se festeja con el festival de la negritud.

En este sentido los funcionarios exhortaron a los pobladores a seguir trabajando por su municipio y evitar hacer caso de falsos rumores, además de preservar sus tradiciones.

Por la mañana se vivió un momento tenso, debido a que se mencionaba que durante el acto cívico se esperaba un conflicto con habitantes que argumentan un mal trabajo por parte de Pascual Alvarado, alcalde de Yanga.

 

José Vicente Osorio Vargas

El buen tono