Orizaba.-  A puerta cerrada se festejo al Santo Patrono San Miguel Arcángel en la catedral, todas las celebraciones e incluso las mañanitas se realizaron con la restricción de la capacidad al 25 por ciento, a pesar de la lluvia, la gente se acercó en busca de la bendición y el consuelo de escuchar el mensaje.
Desde el pasado lunes por la noche y ayer a la 06:00 horas, grupos de mariachis replicaron las mañanitas a los pies del Santo Patrono, se entonaron diversas melodías y se restringió el acceso a la Iglesia Madre, con el fin de mantener un orden; sin embargo, se realizó la transmisión a través de las redes sociales.
En la misa del mediodía, el párroco Demetrio Landa González, exhortó a los creyentes para que se pida la intercesión de San Miguel Arcángel, símbolo de la Ley de Dios representado por la espada y la balanza, que es la justicia divina y defensor en la lucha, la perversidad y las asechanzas del demonio.
“Ahora tenemos este mal, este virus, pero también de todos los males que vamos encontrando día a día, de todas las batallas que cada uno de nosotros va librando, a veces contra nosotros mismos, con nuestras debilidades, a veces el mal que se hace presente en el mundo en que vivimos, cuya expresión de la violencia de la inseguridad y de todas estas situaciones que nos dañan y nos lastiman”, concluyó.