El Congreso Nacional Indígena (CNI) y organizaciones medioambientales y civiles manifestaron su rechazo al proyecto del Tren Maya al considerar que el Gobierno federal no ha atendido las demandas y exigencias de los pueblos originarios que podrían ser afectados por el megaproyecto.

Mediante un comunicado, el CNI llamó a la administración de López Obrador a escuchar a las comunidades y cumplir con su promesa de cambiar el régimen político del país.

“El Gobierno Federal tiene la oportunidad histórica, a partir de las promesas de cambio que su titular ha expresado, de generar un proceso en donde las demandas, puntos de vista y exigencias de las comunidades indígenas, académicos y diversos colectivos que han expresado su oposición al tren, puedan ser escuchados, de tal manera que se genere un proceso realmente democrático en la definición de la política de desarrollo de las comunidades y pueblos”, detalló.