• EN LA CONCORDIA
  • Los ausentes son los comerciantes y las peregrinaciones 
  • El cerco sanitario estará colocado 12 días, es decir, del primero al 12 de diciembre.

Orizaba.- Los cerca de 250 comerciantes que se instalan tradicionalmente año con año en la zona del Santuario de Santa María de Guadalupe La Concordia no están en la periferia, en su lugar se instaló un cerco sanitario y un altar para que los feligreses puedan realizar su oración. 
Desde el que vende el chileatole, los tamales, el ponche, los champurrados, las hamburguesas, los juegos de feria como las camitas, la lotería, e incluso, los fotógrafos con sus tradicionales escenarios del Tepeyac son los grandes ausentes de las calles llenas de gente que arribaban a este templo
mariano. 
Además, tampoco llegarán las cerca de 375 peregrinaciones, mismas que ya estaban confirmadas para este año, las cuales eran conformadas por los trabajadores de las diferentes fábricas y siglas sindicales como la CROC, CROM, de telefonistas, tiendas departamentales, la del barrio o la colonia. 
Es de recordar, que el obispo Eduardo Cervantes Merino hizo previamente la invitación para que la celebración se hiciera más cercana, con menor número de gente en las iglesias de las comunidades, con el fin de seguir orando y teniendo fe en la Morenita y al mismo tiempo los laicos, catequistas y sacerdotes tengan un menor riesgo de contagio del virus, siendo responsables en lo individual de aplicar los protocolos correspondientes, como el uso del cubrebocas, el gel antibacterial y respetando la sana distancia. 
Ante ello, se puede observar una área de gran proporción en el atrio del santuario, misma que cuenta con una valla para visitar el altar de manera ordenada y quien guste lo pueda hacer a pie, e incluso, desde su automóvil, sin bajar de éste, haciendo una pausa breve para la
reflexión y la oración.