CÓRDOBA.- Lamenta la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) Córdoba, que el Gobierno Federal esté dejando toda la carga a los patrones, señaló Marcela López Huerta, presidenta del organismo, quien explicó que ésta es la lectura que se obtiene del mensaje dado la noche del pasado lunes, cuando se declaró la emergencia sanitaria.

Al darse este anuncio, deben cerrar comercios que no sean “esenciales”, sin duda dijo, esto generará crisis a algunos negocios, especialmente a los pequeños, que podrían ir a la quiebra.

La líder empresarial, explicó, hasta hace una semana habían cerrado sus puertas; sin embargo, después del anuncio hecho por el gobierno federal el panorama se complica aún más “el aviso fue un golpe para el comercio local, porque no se declara contingencia, se declara emergencia y esto complica todo, porque si no encuadran en lo esencial no puedes abrir”.

Al darse este decreto, los patrones deben pagar un mes de salario mínimo al trabajador, además de no dar prórroga para el pago de impuestos “todo se lo está cargando al empresario, es increíble que le esté dando el doble de créditos a los informarles”.

A su punto de vista, el gobierno lo que debería hacer es apoyar a quienes generar empleos, porque con esas medidas pocos serán los comercios que sobrevivan, ya que si debes cerrar por el decreto, además debes pagar sueldos y cuando abran lo hacen con una venta baja, es garantía del cierre.

Por otro lado, a pesar de la contingencia, la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) Córdoba, dio a conocer que los comercios seguirán abiertos y con las medidas de sanidad correspondientes.

Carlos Riestra Limón, gerente de la Canaco, mencionó que los comercios seguirán laborando y abriendo, pero con todas las precauciones necesarias de sanidad, tanto para empleados como para clientes que acudan a los diferentes establecimientos.  

“Continuarán trabajando con medida higiénicas, ya que si no generan ingresos se van para abajo muchos negocios y habrá pérdidas de empleos”, destacó Riestra Limón.

Manifestó que de agravarse esta situación, sería inminente la recomendación para que los dueños de comercios cierren sus establecimientos, para que no existan pérdidas humanas.