ORIZABA.- A cuatro meses de la emergencia sanitaria por el Covid-19, empresas y negocios trabajan al 25 por ciento de su capacidad y, ante el creciente número de desempleados, el comercio informal será la válvula de escape para la sobrevivencia de muchas familias, así lo consideró el vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria y la Transformación (Canacintra) en Orizaba, Octavio Gracián Malpica.

Comentó que la economía de las empresas y los establecimientos está ya muy desgastada, principalmente porque a pesar de que están a su mínima capacidad están teniendo pérdidas, siguen haciéndose responsables del pago de impuestos, insumos, renta, y nóminas.

Recordó las cifras de desempleo acumuladas durante estos cuatro meses y que indican “una caída histórica de ingresos al Seguro Social, de Infonavit, el pago del tres por ciento a la nómina y en estas condiciones la presión para los empresarios formales sigue siendo alta porque la actividad económica está al 20 o 25 por ciento”.

Opinó, “ante este panorama, la economía informal es finalmente una válvula de escape y se puede considerar normal ante esta situación”.