• Incluidos turistas
  • En redes sociales circuló la queja de un automovilista, quien pagó $261 de multa por un abuso

ORIZABA.- Una vez más, se quejan en redes sociales por las malas prácticas que se cometen en contra de los usuarios de los parquímetros, en este caso se trata de una persona que pagó el servicio usando la aplicación y a pesar de que lo comprobó, le pusieron el cangrejo debido a un error en una letra por lo que lo obligaron a pagar la multa de $261, la comisión en la tienda y los 18 del estacionamiento regulado.
La queja se compartió en grupos a través de la aplicación de Whatsapp, en donde la persona explica lo que le paso y aporta fotografías para sustentar los hechos. Manifestó que unas amistades le pidieron que les diera un recorrido por la ciudad con la intención de invertir por lo que les mostró varios lugares y les habló de lo amable y cálidos que son los ciudadanos, al finalizar el recorrido decidió llevarlos a conocer la alameda Francisco Gabilondo Soler, así como el palacio municipal.
“Al llegar a la zona de parquímetros, me quiero lucir al descargar la App de Parkimovil (app que se utiliza para pagar tu tiempo que usaras en los parquímetros de la ciudad). En su momento les enseñé lo fácil que es registrar un vehículo y al momento de capturar las placas me dio la opción de escaneo de número de placa, al cual lo hice y le configure una hora 40 minutos y nos fuimos, al regresar ¡oh sorpresa!, tenía el candado en la llanta delantera, por su puesto que al principio eran risas y todo, el problema fue ver que todavía me quedaban más de media hora de parquímetro y ya tenía la multa en mi parabrisas por $261”, detalló.
Explicó que estuvo llamando a los teléfonos que vienen en el ticket que le dejaron en el parabrisas y no le contestaron, por lo que marcó a los teléfonos del ayuntamiento en donde una mujer le contestó, al principio muy amable, “no encontraba mi placa relacionada con mi pago lo cual estaba raro, yo le dije que si me podían mandar a alguien para que viera mi app, que seguía vigente y contando los minutos que me quedaban, me puso en espera”.
“De regreso con la llamada la persona me indica que parece ser que en su sistema Parkimóvil no coincidía mi placa porque un 0 (cero) lo escaneó como O (letra “O”) y dije ahhh bueno, en tono de alivio porque pensé que ya todo estaba aclarado y que me iban a quitar el cangrejo sin más problema. Pues nooooo!!!”.
La persona en el teléfono, le explicó que “como fue error mío (lo cual es injusto) que entonces yo tenía que pagar la cantidad de $261 para que me liberarán el auto y le conteste que no se me hacía justo, pues era cuestión de aclarar y todo iba a coincidir estaba a unos metros del ayuntamiento, que no puedo creer que no me ofrezcan una solución, ella contestó que no, que no había de otra”.
Y además, le comento que “por equivocación de la persona que pone la multa que el municipio le cobra la multa al agente (aquí es donde uno se imagina al municipio con su tridente y una cola envuelto en llamas hambriento de dinero, sin perdonar errores humanos incluso de su personal)”, por lo que se presentó en las oficinas en donde nuevamente le dijeron que no había nada que hacer e incluso que podría externar su inconformidad mediante un formato, pero aun así, pues el reembolso era imposible por lo que le sugirió que no perdiera su tiempo.