El Presidente escogió mal momento para anunciar sus intenciones de desaparecer el Conapred y pasar sus funciones a derechos humanos de la Secretaría de Gobernación.

En la mañanera de ayer, López Obrador dijo que el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación es uno de esos organismos que fueron creados para “comprar voluntades”.

“No tiene beneficios para el pueblo. La gente ni siquiera sabe que existe… “¡Ah!, pero todos estos organismos consumen presupuesto, todos tienen recursos”, puntualizó.

El anuncio parece una reacción desproporcionada a la invitación que Conapred hizo al comediante Chumel Torres para que participara en un foro sobre racismo y clasismo.

Esa invitación no fue del agrado ni del Presidente ni de Beatriz Gutiérrez Müller.

Chumel hizo un comentario fuera de lugar sobre el hijo menor de la pareja presidencial.

Gutiérrez Müller reviró en Twitter: “¿A ese personaje lo invitan a un foro sobre racismo, clasismo y discriminación?”, preguntó. Exigió una disculpa que ya obtuvo.

El Presidente también acusó recibo: “Es como invitar a un torturador a un foro de derechos humanos”.

Y el foro se canceló.

Ayer, al anunciar sus intenciones de suprimir al Conapred, volvió sobre el tema. No venía al caso, pero dijo: “imagínense, invitar a quienes tienen expresiones discriminatorias, racistas, a foros como éstos”.

Por lo pronto ya renunció (¿o la renunciaron?) a la titular del Conapred, Mónica Maccise.

*Por cierto, López Obrador ya puso en la mira al Inai, el IMER, la CRE, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores.

Hasta al INE le tocó. Es el órgano electoral más costoso del mundo, dijo.

Y más: “Sí convendría hacer un ajuste en aras de ahorrar, de austeridad para transferir más fondos al pueblo”.

*El rechazo a la desaparición del Conapred es unánime entre los opositores. “La terrible propuesta de desaparecer el Conapred lo pinta (a López Obrador) de cuerpo entero”, escribió en Twitter el dirigente perredista, Ángel Ávila.

El PRI manifestó su “absoluto rechazo” en un comunicado sin firma; Héctor Larios, secretario general del PAN, vinculó directamente el anuncio del Presidente con el asunto de Chumel.

*Marcelo Ebrard y Juan Ramón de la Fuente son de lo más rescatable que hay en la 4T.

El canciller y el embajador en la ONU son líderes del equipo que llevó a México, por quinta vez, al Consejo de Seguridad del mayor organismo internacional.

La votación fue casi unánime: 187 a favor, cinco abstenciones y cero en contra. Buen punto.

Una de las misiones que lleva Juan Ramón de la Fuente es retomar la lucha de México para acotar el derecho de veto que tienen cinco integrantes permanentes del Consejo de Seguridad: China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia.

Eso les permite evitar la aprobación de cualquier resolución.

“Hemos retomado la iniciativa franco-mexicana para tratar de acotar este derecho de veto y que no opere cuando haya circunstancias en donde puedan estar de por medio crímenes de lesa humanidad o atrocidad masiva”, explicó De la Fuente, invitado virtual a la mañanera.

En colaboradores como ellos y en políticos de Morena incluyentes, que los hay, el Presidente se debe apoyar a la hora de tomar sus decisiones.

Entregarse a los radicales que tiro por viaje quieren desaparecer poderes en estados con gobiernos rebeldes, abolir la SCJN, acallar a los críticos, es el suicidio de la 4T.

*El Verde y el PT ratificaron ayer su condición de rémoras de Morena.

Los dirigentes de ambos partidos, Carlos Alberto Puente y Alberto Anaya, respectivamente, anunciaron que darán “respaldo total” a López Obrador y a las iniciativas que envíe al Congreso.