Tezonapa.- A rayo de Sol, en plena contingencia sanitaria, en medio de la lluvia o soportando los fríos, los cortadores de caña trabajan para producir y que los ingenios no paren molienda. Ellos son uno de los principales eslabones para el desarrollo de la zafra.

Algunos cortadores son locales, otros foráneos que llegan de otros estados como Chiapas, del vecino municipio de Zongolica o de comunidades. Todos salen de sus viviendas con un solo fin, trabajar en la cosecha, algunos llevándose consigo a su familia y otros, abandonándola por meses… El tiempo que dure la zafra.

Hoy, su último día; los hombres de campo siguen cosechando como el primer día cuando iniciaron la zafra 2019/ 2020, cuando llegaron a formar parte de los grupos de cosecha de los Ingenios de la región.

LARGAS JORNADAS

Sin importarle el intenso calor que ha azotado en los últimos días, donde se alcanzaron temperaturas mayores a los 39 grados con sensación térmica de entre 41 y 46 grados, no ha sido obstáculo para frenar su trabajo.

Cubriéndose la cabeza con gorras, sombreros o algunos con paliacates, laboran desde temprana hora hasta la tarde con un sólo objetivo, juntar más recursos para llevar a su familia, a pesar de que la producción en el campo mermó debido a la sequía del año pasado.

Entre bromas, mencionan que laboran a pesar del Coronavirus y de los calores que han golpeado en la región en los últimos días.

“Aquí estamos, seguimos de pie cortando como desde el primer día cuando llegamos a la zona, pero se nos acaba el trabajo”, mencionan algunos cortadores mientras realizan cortes de la vara y la estibaban en el campo para ser levantada por las alzadoras.

A pesar de que los días de trabajo fueron menores al año pasado, siguen con el corte y con el mismo entusiasmo con el que llegaron. No frenan a pesar de la presencia del reportero.

Hablan de la contingencia del Coronavirus, un tema que escuchan en las noticias y otros, de los comentarios que hacen las personas que forman parte de su grupo o una familia temporal con la que pasan gran parte del día.

Otros hablan del intenso calor y añaden “aquí estamos trabajando, aquí seguimos y seguiremos hasta el último día de zafra. Hace calor, pero tenemos que trabajar, ya falta poco, pero también el trabajo está por acabarse”.

Economía

Los cortadores saben que están a poco de abandonar a su familia temporal, pero están conscientes que al finalizar el corte, es signo de economía aunque ya no tendrán un trabajo seguro, pero se alegran porque finalmente llegarán a visitar a su familia, con quienes pasarán un tiempo para después buscar otras labores mientras esperan el tiempo necesario para la próxima zafra.