La Navidad
  • Provoca falta de concentración
  • Los jóvenes son los que más tienen problemas con el confinamiento por la pandemia, pese a ello, algunos aprovechan para salir en ocasiones.

Orizaba.- Es la falta de concentración uno de los principales problemas entre los estudiantes y en la población como consecuencia del confinamiento, debido a la pandemia por el Covid-19, así lo manifestó la responsable del Centro Centinela Región Orizaba-Córdoba, la psicóloga Mónica Reyes Romero.
En el marco de la sesión virtual número tres denominada “Ansiedad, Estrés y Depresión: Un Nuevo Estilo de Vida”, organizada para estudiantes de la Universidad Veracruzana (UV) zona Córdoba-Orizaba, explicó que en esta nueva realidad en donde a la población se le aconseja permanecer en casa en mayor tiempo posible y sólo salir a actividades estrictamente esenciales, la población se está viendo afectada en su psiquis.
Explicó que, principalmente a los alumnos, “se les aconseja leer para pasar el rato; sin embargo, hay quienes empiezan y a la primera o segunda página ya no se pueden concentrar, por más que se quiere no se puede”.
Detalló, “esto es debido a la ansiedad que genera el encierro, todo lo que antes era fácil de hacer, ahora con esta disposición se vuelve cada vez más difícil y muestra de ello es la falta de concentración y lo mismo pasa con las clases virtuales, se tiene tanta ansiedad que se necesita una concentración al doble para
atender al maestro y mucho más el cumplir con las tareas”.
“He tenido muchos casos de alumnos que les cuesta concentrarse con las tareas y es precisamente porque todo esto les genera ansiedad, es un síntoma de una crisis de ansiedad, puede haber tensión muscular y taquicardia”, detalló.
Explicó que antes, el joven o adolescente que sentía cuadros de ansiedad podía salir a la calle con sus amistades, tomarse el café, un helado, ir al parque, al cine; ahora con la pandemia se la tienen que guardar, “o muchos de nosotros (me voy a incluir) por el temor de que nuestros padres nos digan no tienes nada, sabes qué ponte mejor a hacer quehacer y vas a ver cómo se te quita”.
Ya para finalizar, comentó, “en la sociedad se tiene una mala educación en el tema de lo emocional, porque creemos que son cuestiones de ociosidad, porque realmente no tenemos nada que hacer entre comillas, “pero todo esto se da porque realmente es una descompensación de lo que venía haciendo y ahora tengo que cambiar radicalmente mi rutina, nuestra estructura psíquica entra en conflicto”.