in

Daniela González Sánchez

Superiberia

Con tan sólo 18 años, Daniela forma parte hoy de nuestra sección dedicada a los jóvenes, quienes a través de estas líneas comparten cada uno de sus sueños, aspiraciones y acontecimientos de su vida personal, es por eso que le damos la bienvenida a Daniela, una chica de gran corazón que fue elegida para ser el rostro de hoy.

Daniela es estudiante,  a su corta edad se considera una chica muy buena, ya que le gusta ayudar a las personas, además de eso es inteligente y posee un gran corazón que le ha permitido tener a su lado a grandes y verdaderos amigos.

 

Háblame sobre tus pasatiempos…

Lo que más me gusta hacer es ir al cine, fiestas y sobre todo salir con mi familia y amigos.

 

Compártenos cuáles son tus aspiraciones en la vida…

Algo que tengo muy presente es terminar mi carrera y desde luego tener un buen trabajo.

 

¿Qué es lo que más te agrada hacer?

Estar con mi familia, disfrutar cada día en lo que más se pueda.

 

¿Tienes un ejemplo a seguir?

Claro que sí, mis papás y mis abuelos, puesto que son grandes personas que a lo largo de mi vida me han enseñado mucho.

 

¿Cómo describes a tu familia?

Yo creo que son lo más maravilloso que puede poseer todo ser humano porque a pesar de todo y de las circunstancias, siempre estarán ahí para apoyarte y darte mucho amor.

 

¿Qué es lo mejor que te ha pasado en la vida? 

Lo mejor ha sido contar con el apoyo de mi familia, ser parte de ellos y compartir mi infancia a su lado.

 

Cuál ha sido el peor momento de tu vida…

Cuando estuve lejos de mi familia por mucho tiempo.

 

¿Cómo describes tu relación con tus amigos? 

Muy buena, en realidad creo que tengo muchos amigos a los cuales quiero mucho porque siempre hemos estado juntos en las buenas y en las malas.

 

¿Recuerdas alguna anécdota de tu infancia?

Sí, cuando tenía 6 años me fui de vacaciones con mi familia, en ese entonces le tenía miedo a algunas cosas como por ejemplo al tobogán, pero mi papá y mi tío me convencieron de subirme por lo que opté por hacerlo, siempre y cuando, alguien me esperara al final, fue entonces que mi papá acudió a encontrarme pero mi tío lo distrajo y de plano se le olvidó que yo venía dentro del tobogán y ya no me cachó… hasta la fecha le reclamo ese acontecimiento jajaja.

 

Mónica Chico

El Buen Tono

Vicente Guerrero

Adiós a Jenni

Convivencia en Torneo del Pavo