in

Déficit de operadores se agudiza 

Superiberia

AGENCIA

CDMX.- El déficit de operadores que vive el autotransporte de carga, alcanzó a los servicios de transporte de pasaje, tanto urbano como foráneo y turístico, es un foco rojo que se agudizó con la pandemia y preocupa a las empresas. 

El personal ocupado en el transporte colectivo urbano y suburbano se mantiene 24.3% por debajo de su nivel de 2019, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

Para el caso del transporte foráneo, el déficit de mano de capital humano es de 14.6%. En ambos casos el factor principal es la dificultad para captar a personal capacitado e incluso dispuesto a incursionar en el sector. 

Son diversos factores los que influyen en cada tipo de transporte que impiden la recuperación de la plantilla,. En cambio, una constante es que después de los recortes de personal acarreados por la pandemia, hay operadores que encontraron otras fuentes de trabajo y se niegan a regresar tras el volante. 

Nicolás Rosales Pallares, presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), refiere que el Servicio de Transporte Público aún no encuentra el equilibrio financiero, factor que imposibilita a las empresas a ofrecer mayores incentivos. 

Otro factor que identifica es que en varias ciudades se está migrando del modelo de hombre-camión a empresa, y los conductores se resisten a cambiar de un modelo donde trabajaban 12 o 14 horas seguidas sin seguir un reglamento, a un sistema ordenado que les requerirá usar uniforme y realizar una serie de prácticas.

Cuando son hombre-camión, regularmente vienen de microbuses o camionetas y en las empresas de transporte regularmente ya son autobuses de 11-12 metros que requieren capacitación.

Falta para foráneos

Elim Luviano Heredia, director ejecutivo de la Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo (Canapat), expone que al sector le está costando trabajo captar talento y esto se debe a distintos factores, coincide. 

El transporte foráneo está próximo a recuperar los niveles de demanda de 2019, cuando la pandemia aún no arribaba al continente; sin embargo, el reto es encontrar y retener operadores con los conocimientos técnicos que demandan las empresas del sector. 

La profesión de operador de autobús es muy técnica, es muy especializada, entonces, la gente que tenemos dentro de nuestras empresas afiliadas, cumple a cabalidad con los estándares y con los perfiles.

El representante de Canapat expone que se vive un proceso de recuperación de operadores, ante el resurgimiento de una mayor demanda en 2022, y en el camino las empresas transportistas ponen mucha atención y énfasis en que deben ser colaboradores que cumplan los perfiles requeridos, así como con la capacitación. 

PUBLICIDAD CANAL OFICIAL

‘Productos milagro’ pueden matarte

‘Especialistas’ foráneos desplazan a veracruzanos en empleos locales