• Bajan caudales de los ríos

ORIZABA.- El coordinador del proyecto salvemos al Pico de Orizaba, Ricardo Rodríguez Deméneghi, señaló que las mentiras en los reportes de las dependencias encargadas de resolver la grave deforestación del Parque Nacional se están pagando ahora con bajos presupuestos y mínimas acciones para corregir el problema.
Desde que se perdieron los glaciares se acabó el acumulado de agua sólida “y le apostamos a la reforestación, que haya miles de árboles que nos permitan tener un ciclo de agua más apropiado y ajustado a la situación actual”.
“Desafortunadamente las autoridades encargadas del mantenimiento forestal fueron rebasadas por sus propias mentiras y eso le molesta a la CONAFOR, al Parque Nacional, ¡a todos!, pero se encargaron de decir que no había problemas de sequía, de deforestación, de incendios forestales y todo lo minimizaron”. 
Los ambientalistas, al igual que Salvemos al Pico de Orizaba, los Amigos del Medio Ambiente “les pedíamos: Oye autoridad tienes que declarar esta emergencia, y nos decían no; oye, se quemaron 100 hectáreas, y nos decían: no, no se quemo nada, solo se quemaron 100 metros cuadrados”.
Se cansaron de decir que el Parque Nacional estaba al 100 por ciento reforestado “y nos decían que nosotros éramos los negativos, que no veíamos bien las cosas, les decíamos que los manantiales se estaban secando y nos desmentían y decían que mantenían los niveles óptimos”.