Nogales.- Tras seis años al frente del Centro de Rehabilitación Integral de Orizaba (CRIO), hoy se realizará formalmente la entrega de la dirección de ese centro a los integrantes del Consejo y patronato, a manos de Alberto Godoy Reyes, quien el pasado día 7 de abril presentó su renuncia “por motivos personales”.

Entrevistado en el municipio de Nogales, donde realizaba unos trámites personales, el ahora ex director remarcó no haber fallado en la oportunidad que le brindaron Luis Gutiérrez Príncipe, Roberto López Arano y Luis Mejía Mendoza, en su promesa de desarrollar un Centro de Rehabilitación, tal y como lo soñaron los filántropos que invirtieron en un inicio.

“Como dicen, todo tiene un ciclo, uno tiene su inicio y su fin, y no hay como hacer la entrega oficial mediante acta, y algo que me interesa mucho es el saldo que dejó en bancos, ya que son $714 mil 463.98 pesos, sin incluir el equipamiento de las 11 salas que están completamente equipadas y un personal profesional, en atención y amor hacia sus pacientes”.

Godoy Reyes dijo que se le abrieron unas mejores oportunidades de desarrollo y es por ello el motivo principal de su renuncia al cargo, aunque trascendieron algunos problemas al interior del CRIO, que provocaron que el ahora ex director haya solicitado su “renuncia voluntaria”.

“No quedan pendientes salvo unos positivos, como lo son el redondeo de Soriana, el concurso “razón de ser” de la Fundación Merdec, y la gestión de todo el concreto para el estacionamiento de parte de Holcim Apasco”.

El entrevistado aseguró que no se dejan deudas ni pendientes fiscales, ni de ningún tipo, ya que en los seis años ininterrumpidos que permaneció al frente del instituto, presentaron auditorias sin observaciones ni salvedades, ya que refirió, es la única empresa a nivel nacional que trabaja con una transparencia en el manejo de sus recursos, según le consta, incluso, a la Fundación Teletón.

Señaló que su renuncia no obedece a ninguna participación política al considerarse “neutral”, aunque admitió que hace tres años si tenía interés de participar. “Pero no se dieron ni los tiempos ni los momentos, y hasta la fecha no tenemos ninguna invitación tampoco”.

Enumeró que en los seis años al frente del CRIO, se atendieron a 9 mil personas con alguna discapacidad, destacando que son alrededor de 67 ayuntamientos a los que se les brinda el servicio de rehabilitación, y mencionó que a su paso por la dirección de ese centro, se ganaron 14 proyectos a nivel nacional.

Finalizó comentando que tras su renuncia, se dedicará a la docencia, la cual practica en grandes universidades, desconociendo quien será la persona que lo supla, argumentando que seguramente el consejo emitirá alguna convocatoria o harán designaciones.

 

ELEUTERIO ESPINOZA 

BENÍTEZ

EL BUEN TONO