Nueva Zalanda.- Una mujer se fue de compras en Nueva Zelanda y como su bebé estaba dormido se le hizo fácil dejarlo encerrado en el coche con el peligro de que se lo robaran o se asfixiara por el calor.

Una persona que pasaba por el estacionamiento del centro comercial Pak’n’Save vio al bebé solo y al acercarse notó que había un mensaje que decía: “mami está haciendo sus compras, llámala si necesito algo”.

El mensaje sobre la manta que cubría al bebé tenía anotado el número del teléfono celular de la mamá. La persona de inmediato le tomó una foto al bebé con su smartphone y la subió a Facebook. En pocos minutos, la imagen le dio la vuelta al mundo desatando fuertes críticas.

Después llamó por teléfono a la mamá y la regañó. La Policía de Nueva Zelanda no abrió ninguna investigación porque no hubo denuncia formal.

Agencias