El 11 de noviembre de 2012 tiene un significado muy especial para Demi Moore. Es la fecha de su 50 cumpleaños y para cualquier mujer un día cómo este es inolvidable. Bien es sabido que no ha sido su mejor año. Es más, todavía trata de recuperarse de su divorcio de Ashton Kutcher mientras éste se recupera en brazos de Mila Kunis. Sin embargo, si ahondamos en la vida de Demi Moore se esconde una mujer que ha vivido muchas satisfacciones pero también momentos muy amargos.

El porqué de su apellido Moore 

Los comienzos de Demetria Gene Guynes, más conocida como Demi Moore, no fueron fáciles. Era una niña introvertida, el patito feo y asustadizo cuyo padre la abandonó antes de que naciera. Su madre se volvió a casar, pero lo hizo con un hombre alcohólico que acabó suicidándose. Con dieciséis años, la futura actriz decidió volar sola. Dejó el colegio y sufrió una verdadera transformación. Detrás de aquella niña apocada, con gruesas gafas y poco glamour, emergió una aspirante a modelo, que halló sitio en las pasarelas y se convirtió en modelo.

Su primer gran amor, el rockero Freddie Moore, con quien se casó en 1980, cuando apenas tenía 18 años, le aportó, al menos, el apellido que la llevaría directa a la fama. Su primer matrimonio fracasó en 1984. Después salió con Emilio Estévez su relación duró de 1984 a 1987. Hubo de esperar tres años hasta que hablara la estabilidad sentimental de la mano de uno de los hombres más polémicos y carismáticos de Hollywood: Bruce Willis. Ambos formaron una sólida pareja durante más de una década (de 1987 a 1998, año en el que de mutuo acuerdo deciden separarse sin aportar ningún tipo de razón a la opinión pública, y obtuvieron el divorcio en 2000).

Una de las incursiones en la gran pantalla que le supuso una cuantiosa subida en su cuenta corriente fue para la saga de Los Ángeles de Charlie. Actrices tan bellas, y jóvenes, como Drew Barrymore, Cameron Díaz o Lucy Liu se preguntaban por el secreto de la eterna juventud de su compañera de reparto… La actriz se casó en septiembre de 2005 con Asthon Kutcher, 16 años más joven que ella y uno de los galanes más perseguidos del Hollywood. Kutcher hizo que la actriz volviera a casarse por tercera vez y pareciera la definitiva. Sin embargo después de seis años y cuando nada hacía presagiar que fueran a romper, el matrimonio llegó a su fin.

agencias